Ocho centímetros más cerca del cielo. Por Nancy Matsuda

“Según dicen, los zapatos revelan aspectos de la personalidad…las que prefieren de tacón alto son decididas pero impredecibles”, escribe Nancy.

 

Zapato de taconQue yo recuerde la primera ocasión que usé unos zapatos con tacos fue cuando de niña me robaba los de mi madre y veía en el espejo como sería yo de grande. Pero fue en la adolescencia que comencé a sentir el gusto por los zapatos con tacón y ahora, a los cuarenta y tantos, me fascinan y cada vez van más altos.

¿Cómo puedes caminar con tremendos tacos? Pregunta una. Puedo, respondo yo. Pero también no falta una que con más cinismo que ironía te dice: ¿a dónde vas con esos zapatos, a una cita?. Y es ahí que mi cabeza empieza a funcionar en modo mitad mujer mitad bestia, y pienso: “yo te veo todos los días en zapatillas y no te digo nada ni te pregunto si vas a las montañas. Yo voy en tacos porque me gusta y cada quien calza lo que le viene en gana”. Al final simplemente sonrío y no digo nada. Es que siempre hay una…les aseguro.

Como seguía diciendo me gustan los zapatos de tacón y me los pongo en cualquier ocasión. Y los siento cómodos, aún más que los zapatos completamente planos, que me cansan. Claro está que no los uso para la playa ni para el parque a menos que quiera terminar clavada como una sombrilla o una planta.

Según dicen, los zapatos revelan aspectos de la personalidad. Que si gustas de los zapatos deportivos eres sociable, las que prefieren de tacón alto son decididas pero impredecibles, las que morimos por los de tacón aguja, femeninas y muy intensas, de tacón bajito conservadoras y las que calzan zapatos completamente planos son de carácter tranquilo. La verdad es que yo no estoy segura de esto, porque en los últimos tiempos reveladores también son los colores, tu corte de pelo, el sabor de helado que te comes y hasta los calzones.

Veamos, yo adoro los de tacón aguja. Entonces, con unos lindos tacos, femenina se siente cualquiera e intensa…también. Como quien dice, aunque me patine el coco intensamente, siento que los tacones son una fina línea de madera que me mantienen en la tierra, pero también más cerca del cielo. Sólo ocho centímetros más cerca, pero más cerca al fin y al cabo.

yo te veo todos los días en zapatillas y no te digo nada ni te pregunto si vas a las montaña

Nancy Matsuda
Nancy Matsuda

Una va por la calle mirando los zapatos de la gente. Zapatos van, zapatos vienen. Ves pasar unos bonitos, otros no tanto, que para gustos hay de todo, pero hay cada manera de caminar. Hay que saber caminar bien, de nada sirve un hermoso par de zapatos y unas bellas piernas si vas a caminar como un pato, eso es algo triste, hasta se me baja la moral de solo imaginarlo. Con tacones se puede hasta correr, sólo es cuestión de practicar, tener buena postura, ejercitar las piernas y caminar con tacos se vuelve todo un arte.

Si usted adora y sabe caminar con zapatos altos, pero no se los pone porque piensa que a los 5 minutos le dolerá los pies, saque esas lindas sandalias que tiene usted guardadas como reliquias y de vez en cuando úselas para aliviar alguna incomodidad. Ya verá que poco a poco se acostumbrará.

Elija unos zapatos cómodos, que le sujeten bien el tobillo y que encajen bien en sus pies y vaya por la calle como yo, caminando un poquito más cerca del cielo. (By Nan/ipcdigital)

 

 

Publicidad