Japonesa busca amor, pero todos piensan que busca dinero

Mujer quiere que crean en la honestidad de sus intenciones

 

K es una mujer que ya superó el medio siglo de vida aunque aún no llega a los 60, vive en Tokio, trabaja en una compañía y tiene un amigo muy cercano, cuarentón él y dueño de un negocio para más señas.

Ella quiere que ese amigo sea más que un amigo, le confiesa K a Yomiuri Shimbun, pero el entorno de él no la mira con buenos ojos. Más aun, sospechan de ella.

Ambos son solteros y se conocen desde hace buen tiempo, aunque al principio solo de vista. Después de varios años comenzaron a conocerse mejor, a pasar tiempo juntos en actividades sociales, de trabajo, a conversar mucho, etc. “Somos más que amigos, pero no amantes”, resalta ella.

Los empleados de la empresa que su “más que amigo” dirige, y que son parientes de él, están preocupados por la cercanía que existe entre ambos. Los marcan al centímetro, como los defensas que vigilan a Messi para que no se les escape.

¿Qué inquieta a los allegados de su amigo? Creen que ella está detrás de su dinero. “¿Cómo puedo convencerlos de que quiero salir con él en serio y que no soy una cazafortunas?”, pregunta K.

El profesor Masahiro Yamada, vía Yomiuri, la felicita, en primer lugar, por estar embarcada en una bonita relación.

Sin embargo, le dice que mientras más se empeñe ella en negar que está detrás del dinero de él, más sospechosa resultará a los ojos de sus parientes. La situación de K es desfavorable, pues esos parientes son parte directamente interesada en el asunto por trabajar en la empresa de él.

Sin embargo, le aconseja a ella que no se preocupe de los demás. Lo que importa es lo que siente uno con respecto al otro. “Si usted quiere llegar a ser su compañera de toda la vida, debe profundizar su relación con él”, le dice.

Por más que la gente del entorno de su amigo se entrometa en su vida y quiera separarlos, “ellos no lo pueden obligar a hacer algo contra su voluntad”. Pero si el hombre cede y se deja dominar por sus familiares, entonces –afirma Yamada– sería mejor que K renunciara a él pues eso demostraría que no es el hombre indicado para ella. (ipcdigital)

Publicidad