“Una lágrima mal usada puede desanimar a su hombre”, advierte experta japonesa

Llore pero sin exageraciones. No asuste a su pareja.

Aprenda cómo y cuándo llorar sin aburrir a su pareja.

Llore pero sin exageraciones. No asuste a su pareja.

Las lágrimas siempre han sido un arma eficaz de la mujer para conquistar el corazón del hombre, pero fundamentalmente para manipular sus sentimientos y obtener ventajas. Pero hoy en día, si usted se equivoca en la manera de usar este “recurso”, tal vez obtenga un resultado contrario al que buscaba.

En esta época, tanto hombres como mujeres, especialmente jóvenes, están perdiendo la capacidad de perdonar los caprichos del otro, pues todos están muy ensimismados en sus propios problemas. “Una lágrima mal usada puede desanimar a su hombre”, advierte Rei Yoshi, experta en relaciones amorosas del portal japonés Allabout.

¿Cuál será esa lágrima tan mal usada que puede desilusionar a un hombre? “Cuando la mujer llora de forma exagerada”, respondió a la pregunta un joven actor japonés. La razón que dio este joven quizás represente la opinión de muchos otros. “Recurrir a las lágrimas es una trampa, justamente porque las lágrimas de la mujer son un arma decisiva para la victoria. En ese instante, me deja entrever Lo astuta que es capaz de ser”.

Imagínese lo desconcertado que se sentirá un hombre cuando la mujer se echa a llorar, incluso en un lugar público, algo cada vez más frecuente en las zonas más cosmopolitas de Japón. “No importa quien tenga la culpa en la discusión. Una vez que la mujer llora, la carga va para el hombre. Los hombres no sabemos qué hacer ante una mujer que llora”, decía este japonés.

LÁGRIMAS HISTÉRICAS
Sin embargo, lo que más temen los hombres es que las lágrimas degeneren en un ataque de histeria durante una disputa. Una japonesa histérica es terrible y eso aburre y decepciona. Por más que el hombre sea quien haya errado, él detesta a aquella que intenta  imponerse con lágrimas y peor aún si ello viene con histeria, sostiene la experta.

Si la mujer llora cada vez que algo no le conviene, al principio el hombre pensará que ella es sensible y hará todo lo posible para complacerla. Pero conforme se va repitiendo el mismo esquema, el hombre descubre que se trata simplemente de un acto de manipulación.

LÁGRIMAS DE PREOCUPACIÓN
Pero no todo está perdido. Existen lágrimas que conmueven a los hombres. Por ejemplo, cuando ella llora preocupada por la salud de su hombre, o cuando llora de alegría por su éxito en el trabajo, ahí el hombre se sentirá realmente conmovido.

Aún cuando se descubra la infidelidad del hombre, las lágrimas pueden tener su efecto. Si la mujer estalla en llantos de cólera puede acabar arruinándolo todo, pero si solo deja escapar algunas lágrimas de tristeza por la alteración de la relación entre los dos, el hombre se sentirá estremecido, aconseja Yoshi.

FRECUENCIA Y MANERA
Algo en que muchos expertos están de acuerdo es la importancia de la frecuencia y la manera de llorar.

Sea cual sea el motivo, si la mujer derrama lágrimas a cada momento, el varón se acostumbrará tanto que el “recurso” no causará ningún efecto. El llorar histriónicamente no hará más que asustarlo.

El hombre japonés tiene debilidad por las lágrimas moderadas e inesperadas de una mujer que normalmente es muy controlada.

Esa imagen de mujer controlada es algo que agrada a la mayoría de los hombres, pues ellos tienen poca tolerancia por la exagerada expresión de las emociones. Por tanto, no solo se obtienen resultados con el llanto, sino con sus reacciones. Cuando usted se encuentre junto a su pareja, le conviene hacer esfuerzos por controlarse. Basta con que sus ojos se humedezcan para tomar ventaja en la situación.

Sin embargo, la excepción a la regla es cuando deje escapar una lágrimas cuando ve una película o una novela. Es un gesto que gusta a muchos hombres, afirma Yoshi. Pero tenga cuidado, hágalo moderadamente porque pueder terminar viendo la televisión sola y lejos del hombre que ama. (ipcdigital)

Publicidad